jueves, 20 de abril de 2017


Muchas cosas pasaron estos últimos meses. Cosas buenas y cosas que preferiría olvidar.
En este tiempo armé un montón de planes nuevos, retomé cosas que había dejado sin terminar y reforcé los ánimos para poder enfrentarme al mundo y a aquellas cosas que me gustan.
Tengo muchas entradas en el borrador, algunas verán la luz en algún momento y otras simplemente quedarán en el olvido, porque así lo deseo, porque esas cosas es mejor olvidarlas...

Por lo pronto, y porque prefiero hacer caso al Doctor cuando dice que "(time) is more like a big ball of wibbly-wobbly timey-wimey stuff" (si, lo escribo en ingés porque suena mejor. Don't judge me), en lugar en empezar por las cosas más viejas como debería ser, sólo voy a hablar de aquello de lo que tenga ganas y eso es Semana Santa.

Bah... Más que de semana Santa, voy a hablar del sádabo. Aprovechando el finde largo, mi hermano decidió viajar a Capital a visitar a una amiga y de paso pasear por la ciudad que tanto le gusta (no sé porqué, Capital es un caos horrible de gente). Antes de salir, habíamos acordado que el jueves y viernes los iba a pasar con la amiga y el sábado y domingo iba a viajar a La Plata para pasar un rato conmigo.
Sin embargo, el viernes a la noche cambiamos los planes. Como La Plata no tiene mucho que le pueda interesar, decidimos que yo iba a ir a Capital, íbamos a pasear todo el día y a la noche íbamos a volver a La Plata.
El sábado me levanté antes de la salida del sol (léase entre las 6.30 y 7.00 am), me arreglé y partí para Retiro. Llegué a eso de las 10.00 y me encontré con mi hermano que me esperaba en el pie de la torre del reloj. No teníamos planes, salvo por el hecho de que tenía que estar tipo 15.30 en el obelisco para entregar unos collares, así que decidimos hacer lo que salga y eso terminó siendo tomar el tren que nos dejaba en el barrio chino.
Mi café. Más tierno! <3


Yo ya había desayunado, pero mi hermano no, así que después de dar unas vueltas por el lugar y comprar algunas chucherias (a.k.a. sahumerios y un té en hebras de chocolate que me regaló mi hermano), entramos en una cafetería a tomar algo. El lugar era hermoso, pero soy tan colgada que no saqué fotos. Pedimos unos cafés con tostadas y hablamos un poco de todo.Después de eso dimos unas vueltas más, mi hermano compró unas galletas de la fortuna para que pruebe porque le dije que nunca había comido una y, viendo que ya casi era mediodía, volvimos a Retiro para partir hacia el obelisco. Decidimos ir caminando así pasabamos por la plaza San Martín para ver el monumento a los caídos en Malvinas, sólo para encontrarnos con que lo habían cercado con rejas y estaba cerrado, así que no pudimos ver las placas de cerca.
Y el de mi hermano. También super lindo.
Según palabras de él
"Daba pena tomarlo"

Como todavía era temprano fuimos a dar una vuelta por el centro, entramos a galería Pacífico, dimos una vuelta por todos sus pisos y seguimos camino hasta llegar a la casa rosada. Allí nos encontramos con que estaban haciendo visitas guiadas por el interior, pero tenías que tener reserva así que no pudimos entrar y, en su lugar, fuímos al museo de la casa rosada e hice sonar los detectores de metales con mis placas (ups! I guess that's inevitable when you're made of metal). El museo era hermoso, presentando toda la historia de todos los presidentes argentinos y todo eso. Sin embargo, lo que más nos gustó fueron los detalles de los muebles y libros presidenciales. Y quedamos enamoradísimos de las bandas!





Galleta de la fortuna que trolleó a mi hermano. Es tan genial que teminé guardándolo. Jaja

Mientras estábamos en el museo la hora siguió pasando y terminamos llegando al obelisco justo para recibir mensaje de la chica a la que le había vendido los collares avisándome que ya estaba ahí.
La banda que se llevó todos mis suspiros <3
Dato curioso: mientras estábamos en el obelisco, escuchamos que alguien llamaba nuestro apellido y cuando alzamos la vista resultó ser un primo, también de Concordia, que andaba paseando por Capital con la novia. Ninguna de las partes sabía que la otra andaba por el lugar así que fue una sorpresa, sobretodo porque difícilmente nos encntramos en Concordia. Qué chico resultó ser el mundo!!
Una vez entregados los collares, fuímos a almorzar algo (terminamos en un Burger King) y volvimos a la casa rosada para ver si encontrábamos a quién preguntarle sobre el horario del arriado de bandera. Por el camino entramos a la catedral para ver el mausoleo donde descansan los restos de San Martín y junto al que se enceuntran los restos de un soldado desconocido. Dimos una vuelta por el resto de la catedral, tratando de no molestar a la gente que se encontraba rezando, y admirando la belleza de esas construcciones.
Luego de preguntar a 3 o 4 personas sobre el arriado (fun fact, todos nos dijeron horarios distintos), seguimos andando hasta llegar a Puerto Madero.
Mi hermano quería ver si la Fragata Libertad estaba en puerto, pero después de googlear un poco se encontró con que andaba por Brasil así que sólo dimos unas vueltas, atravesamos en puente de la mujer sólo porque yo dije que nunca lo había atravesado y volvimos a la casa rosada para encontrar un banco donde descansar y hacer tiempo para ver el  arriado a la bandera que, si era a las 18.00 como uno de las tantas personas a las que le preguntamos nos había dicho, entonces sólo faltaban unos minutos.
El arriado fue, en efecto, a las 18.00 y es un evento que realmente recomiendo que vean aunque sea una vez en sus vidas, sean turistas o no.
Una vez terminado, a eso de las 18.15 o 18.20, partimos rumbo a Constitución para volver en tren a La Plata.

Al final de todo y más allá del cansancio de caminar todo el día, puedo decir que pasé un momento genial y pudimos compratir muchas cosas y tener charlas de hermanos como hace mucho no las teníamos.

lunes, 13 de febrero de 2017

Some random thoughts

A veces cuando voy por la calle y veo a la gente caminando con los celulares literalmente en sus caras, me dan ganas de ponerles el pie y hacer que se caigan. Aveces...

viernes, 3 de febrero de 2017

Pesnamientos de alquien que no puede dormir

(Y que tiene que madrugar)

Desde que empezó el año muchas cosas pasaron. Tengo que usar anteojos, la gente se sigue equivocando al enviar mis paquetes, se va una de mis compañeras de vivienda... Y descubrí que alguien a quien consideraba mi amiga estaba muy lejos de serlo...

Realmente espero que el resto del año venga con mejores noticias o realmente va a ser deprimente...

martes, 10 de enero de 2017

Reto de lectura

Con el año recién empezado, decidí unirme al reto de lectura que alguien compartió en el grupo de Rosas de Azúcar. Rosas de Azúcar es un grupo en facebook que se propuso juntar a las lolitas y boystilers que tengan blogs y, a partir de ello, realizar actividades mensuales para realizar entradas en nuestros blogs y compartirlas con todos.
Hace ya cerca de un año que el admin del grupo puso una pausa a las actividades oficiales, pero ello no significa que no hayan actividades puesto que son los mismos miembros quienes las proponen!
El reto literario del que les vengo a hablar hoy, consiste en elegir y leer un libro por mes de acuerdo a la temática que se te pida.
Para hacerlo más fácil para mí, busqué elegir libros que ya tenga en mi biblioteca, en lo posible que no haya leído, aunque seguramente hayan algunos en donde ese no es el caso.
Ok! Empecemos!

Enero
Un libro de un género que nunca hayas leído.

 Kryptonita - Leonardo Oyola

 A este libro nos lo había pedido la profesora del curso de escritura que hice el año pasado en la facultad, pero por falta de tiempo, no llegamos a verlo.
Es considerado un libro de ciencia ficción, así también como de ficción moderna. En realidad se puede decir que estoy haciendo algo de trampa, puesto que ya leí historias de ciencia ficción antes, pero la verdad no se me ocurrió ningún género que no haya leído. Así que terminé por optar por el género al que menos atención presto, puesto que aunque la ciencia ficción me gusta, se me hace un poco difícil seguirla, lo que hace que en mi bilioteca hayan pocos y casi ningún libro de este género.
La novela ocurre en una realidad alternativa del universo de los personajes de DC comics. Basícamente es una realidad en donde los personajes, en vez de haber habitado en Estados Unidos, viven en una villa de Buenos Aires, no como superheroes, pero como criminales. 
Nafta Super, versión argentina de Superman y lider de la banda criminal, llega herido de muerte a un hospital público de la zona. Lo lleva su banda, que amenaza al doctor de turno (el narrador de la historia), para que lo mantenga con vida hasta el amanecer, mientras que se atrincheran en el lugar esperando la llegada de la policía.



Febrero:
Un libro de un autor de tu zona.
Soma, el árbol de la vida - Pablo Banini 
En un pricipio había pensado elegir otro libro, de una autora entrerriana, pero hace unos meses volví a leer el review que hice sobre él hace unos años y me pareció que fuí un tanto injusta me pareció una buena idea darle otra oportunidad, considerando que la historia me gustó bastante.
Banini es un autor de Claromecó, Buenos Aires y Soma es la primer novela que escribe. Ésta es una historia de género maravilloso que comienza cuando uno de los personajes, Rafael, príncipe del reino de Kevenin, llega a la casa de Morán, un viejo mago que tiene en su poder una carta que podría tener la fórmula para salvar al rey quien ha sido envenenado.
Como también dije en el review hace algunos años, la historia está llena de imágenes de una belleza inigualable.
Dato aparte, hace ya bastante tiempo que el autor viene anunciando que se viene la segunda parte de la historia, lo que me hace bastante feliz puesto que me encantaría ver cómo avanza la historia, así como también ver cuánto ha crecido el autor en su escritura, puesto que más allá de las críticas que le hice hace tiempo, realmente creo que la historia vale la pena y que el autor puede llegar a convertirla en algo increíble.

Marzo:
Un libro que tenga el nombre de mujer en el título.

  Madame Bovary - Gustave Flaubert
Realmente no creo que haya mucho que decir sobre este libro, puesto que es muy conocido.
La razón por la que lo elegí es simplemente porque tengo que leerlo para el final de Literatura que tengo que dar este año.
No parece una buena razón, pero lamentablemente es la verdad.
Por otro lado, la historia me parece muy bonita y estoy segura de que va a ser de mi gusto, incluso si no soy muy fan de las novelas realistas.









Abril:
Un libro de un autor ganador de un Nobel
El Señor de las Moscas - William Golding
Otro libro que no creo que necesite presentación.
Recuerdo haber leído este libro por primera vez cuando tenía alrededor de 12 años y en ese momento me pareció genial. 
El libro es, en realidad, de mi prima, así que tendría que pedírselo prestado una vez más, pero realmente creo que vale la pena volver a leerlo después de tantos años y esta es la mejor excusa para hacerlo.










Mayo:
Una biografía o libro epistolar
Tenemos que hablar de Kevin - Lionel Shriver
Un libro que quiero leer hace años, pero por alguna razón siempre termino dejándolo para otro momento.
Con suerte, con la excusa del reto, pueda finalmente leerlo.














Junio:
Un libro del que luego puedas ver la película 
La Naranja Mecánica - Anthony Burgess
Para ser sincera, ví la película miles de veces, pero nunca pude leer el libro. Así que me pongo como meta para junio, no sólo leerlo, sino que también conseguirlo para agregarlo a mi colección. 














Julio:
Un libro cuyo protagonista sea un niño.
 Tres Genias en la Magnolia - Antonio Dal Masetto
Recibí este libro como regalo de parte de una de mis tías cuando tenía 13 años.
  La historia tiene como protagonistas a 3 nenas que, tratando de encontrar a sus cachorros perdidos y a la mujer misteriosa que, después de habérselos dado en adopción con la condición de que la dejen verlos de vez en cuando, se los haya llevado con ella.
A partir de esta búsqueda, las nenas van descubriendo una serie de hechos impulsados por la corrupción de la gente "importante" del barrio en el que viven.
Al principio parece una historia bastante infantil, pero a medida que se la va leyendo, vamos descubriendo que es mucho más que eso y, sin querer, nos vemos inmersos en una historia con un tema quizás un poco más oscuro de lo que hubiesemos esperado.
Realmente es un libro que recomiendo a todo el mundo, sin importar la edad. Definitivamente es un libro que todos podemos disfrutar, ya sean niños o adultos.

Agosto:
Un best-seller
Los Coleccionistas - David Baldacci
Lo compré hace varios años en la Feria del Libro de La Plata.
Es un libro que ya leí antes.
Gran policial que te tiene enganchada de principio a fin.
Con decir que lo leí de una pasada en 3 o 4 horas, creo que digo todo.













Septiembre:
Un comic o novela gráfica
The Sandman - Neil Gaiman
Un favorito de favoritos.
Es todo lo que voy a decir al respecto.















Octubre:
Un libro escrito antes de que nacieras
El Retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde
Escrito exactamente 101 años antes de mi nacimiento. Jaja.
Es otro libro que hace mucho quiero leer pero lo sigo dejando para más adelante.
También lo tengo que leer para Literatura Inglesa Contemporánea.













Noviembre:
Una obra de teatro.
 La Tinaja - Luigi Pirandello
También existe la versión en novela, pero según mi profesora de literatura es casi imposible de conseguir.
En sí, la gran mayoría de los libros de Pirandello son difíciles de conseguir.
Una pena porque hasta ahora todo lo que leí de él me encantó.
Si pueden y encuentran algo del autor dando vueltas por ahí, denle una hojeada, altamente recomendable.











Diciembre:
Acaba un libro que dejaste a medias
Niebla - Miguel de Unamuno
La verad esperaba que fuera algo como "un libro que tenga como temática la Navidad", pero supongo que elegir un libro sin terminar tiene sentido también, considerando que en diciembre la gente tiende a tratar de completar todas las metas del año que le quedaron pendiente...
La razón por la que Niebla quedó sin terminar es porque me vine a Concordia y estaba demasiado cargada para traerlo conmigo, y la razón por la que lo elegí es porque es la segunda vez que lo empiezo pero que por diferentes motivos tengo que dejarlo a la mitad. 
¡este año definitivamente lo termino!






Con esto, la lista está terminada. Espero no dejarme llevar por otros libros y realmente seguirla. Veremos como va a medida pase e tiempo. 
De momento, ya voy por el capítulo 3 de Kryptonita.